mudanza-empresa

Mudar un negocio puede llegar a ser una decisión compleja, pero también inevitable, de modo tal que a continuación compartimos algunas claves para tener en cuenta a la hora de organizar la mudanza de su local comercial. Desde ya que, en caso de tener que trasladar objetos delicados, o bien muebles extremadamente frágiles, siempre es aconsejable asesorarse primero con una empresa de embalajes.

1- Nueva locación:

Hay muchos factores para tener en cuenta; entre otros, la necesidad de atraer a nuevos clientes y, quizá, perder a buena parte de los que ya teníamos en el anterior local. También se debe considerar el impacto que la mudanza pueda tener en el traslado de sus actuales empleados.

2- Estrategias:

Considere que un nuevo local, sobre todo si se ubicará en otro barrio, quizá necesite otras estrategias de venta, como por ejemplo ampliar el horario de atención al principio.

3- Organización:

Sea organizado al momento de realizar la mudanza. No tema delegar asuntos menores, pero recuerde que es el propietario el verdadero responsable de coordinar los esfuerzos de todos los involucrados en el traslado.

4- Presupuesto:

Tenga en mente un presupuesto más o menos flexible antes de contratar a cualquier empresa de mudanzas. Compare los diferentes servicios y prestaciones que cada una de ellas pueda llegar a proponerle.

5- Elección:

La empresa de mudanza debe ser elegida de acuerdo a la relación entre servicio y precio. Tenga en consideración que, en ciertos casos, lo más barato no siempre resulta lo más económico, sobre todo cuando debemos trasladar muebles y objetos delicados.

6- Preparativos:

Tómese el tiempo necesario para efectuar los preparativos de la mudanza. Esto significa que el embalaje debe ser sumamente ordenado. Esto evitará accidentes durante el traslado y, al llegar a destino, será mucho más fácil desembalar.

7- Etiquetado:

Tener cada una de las cosas de su negocio ya etiquetadas supone una mayor rapidez a la hora de que la empresa de mudanzas realice el trabajo. Verifique, además, que la zona donde estará el nuevo negocio cuenta con la posibilidad de estacionar cerca del local.

8 – Desembalar:

Si bien es cierto que reacomodar las cosas en el local nuevo puede ser un tanto tedioso, es mejor tomarse el trabajo de hacerlo con tiempo que apresuradamente.

9- Apertura:

Antes de la reapertura es esencial probar que todo funciona bien, sobre todo en relación a los equipos eléctricos, iluminación, calefacción, etc. Si decide reabrir, todo debe andar a la perfección.

10- ¡Trabajar!

Listo: la mudanza ya ha terminado; ahora es momento de redoblar esfuerzos para disfrutar de nuestro nuevo local comercial totalmente equipado y en perfecto funcionamiento.